Buscar
  • Mónica Peláez

Objetivo: reducir el calentamiento global. Declaración emergencia climática en Barcelona

Actualizado: 29 de nov de 2020



Iglesia de la sagrada familia en Barcelona.
Emergencia Climatica en Barcelona

Ya casi vamos a cumplir un año de la declaración de la emergencia climática por parte del ayuntamiento de Barcelona, donde se postulaba que “si no se producían cambios drásticos y se reducían las emisiones de GEH (formula de estadística en honor a Geoffrey E. Havers utilizada en ingeniería del trafico y modelización del trasporte), era extremadamente improbable llegar a los objetivos de no superar el 1,5 C de temperatura media global de la tierra marcada en el acuerdo de Paris. En Cataluña ya se ha aumentado 1,2 C en los últimos 65 años”, manifestaba el ayuntamiento de Barcelona y también daba directrices al respecto:


“5 países emiten el 60% del GEH mundial y 20 empresas multinacionales emiten el 35%.”

Respondiendo a esta necesidad, desde Alkaravan Design hemos participado en las mesas de debate que se han realizado en Barcelona durante el 2019 y que junto a los aportes que se hacen en los grupos de Telegram y desde nuestra difusión de información, poder sumar y aportar para evitar ese pronosticado calentamiento global.

También queremos aclarar un poco todo lo que rodea las partículas contaminantes y cómo podemos mejorar la calidad del aire en nuestros hogares y ciudades.


¿Qué es lo que nos enferma del aire?


Todos conocemos la preocupante situación de que la contaminación del aire representa un importante riesgo para la salud, produce accidentes cerebrovasculares, cánceres de pulmón y neumopatías crónicas y agudas, entre ellas el asma. Se estima que la contaminación ambiental del aire, tanto en las ciudades como en las zonas rurales, fue la causa de 4,2 millones de muertes prematuras en todo el mundo por año; esta mortalidad se debe a la exposición a partículas pequeñas de 2,5 micrones o menos de diámetro (PM2.5), que causan enfermedades cardiovasculares y respiratorias, y cáncer. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud)




¿Qué son las PM?


Las PM son un indicador representativo común de la contaminación del aire, sulfatos, nitratos, amoníaco, el cloruro de sodio, el hollín, los polvos minerales y el agua. Una mezcla de partículas sólidas y líquidas de sustancias orgánicas e inorgánicas suspendidas en el aire. Si bien las partículas con un diámetro de 10 micrones o menos (≤ PM10) pueden penetrar y alojarse profundamente dentro de los pulmones, existen otras partículas aún más dañinas para la salud, que son aquellas con un diámetro de 2,5 micrones o menos (≤ PM2.5). Las PM2.5 pueden atravesar la barrera pulmonar y entrar en el sistema sanguíneo La exposición crónica a partículas contribuye al riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y respiratorias, así como cáncer de pulmón.


El ozono a nivel del suelo ― es uno de los principales componentes de la niebla tóxica, se forma por la reacción con la luz solar (fotoquímica) de contaminantes como los óxidos de nitrógeno (NOx) procedentes de las emisiones de vehículos o la industria y los compuestos orgánicos volátiles (COV) emitidos por los vehículos, los disolventes y la industria. Los niveles de ozono más elevados se registran durante los períodos de tiempo soleado. Este ozono no debe confundirse con la capa de ozono en la atmósfera superior


Las principales fuentes de emisiones antropogénicas de NO2 son los procesos de combustión (calefacción, generación de electricidad y motores de vehículos y barcos).


Estudios epidemiológicos han revelado que los síntomas de bronquitis en niños asmáticos aumentan en relación con la exposición prolongada al NO2. La disminución del desarrollo de la función pulmonar también se asocia con las concentraciones de NO2 registradas (u observadas) actualmente en ciudades europeas y norteamericanas.


El SO2 es un gas incoloro con un olor penetrante que se genera con la combustión de fósiles (carbón y petróleo) y la fundición de menas que contienen azufre. La principal fuente antropogénica del SO2 es la combustión de fósiles que contienen azufre usados para la calefacción doméstica, la generación de electricidad y los vehículos a motor.

Los ingresos hospitalarios por cardiopatías y la mortalidad aumentan en los días en que los niveles de SO2 son más elevados. En combinación con el agua, el SO2 se convierte en ácido sulfúrico, que es el principal componente de la lluvia ácida que causa la deforestación.

La OMS desarrolla herramientas como AirQ+ para evaluar las repercusiones sanitarias de varios contaminantes, pero también la Herramienta de Evaluación Económica de la Salud (HEAT, por sus siglas en inglés) para evaluar las intervenciones a favor de los peatones y los ciclistas, la herramienta Green+ para aumentar la importancia de los espacios verdes y la salud, la Herramienta de Evaluación de la Salud y el Transporte Sostenible (STHAT, por sus siglas en inglés), y la Herramienta Integrada de Modelización del Transporte y su Impacto sobre la Salud (ITHIM, por sus siglas en inglés).



Desde ALKARAVAN Design, queremos motivar y motivarnos para las prácticas que debemos ya incorporar en nuestras rutinas diarias para mejorar nuestro entorno y la calidad del aire del lugar donde vivimos. Te dejamos con nuestros tips para reducir la emisión de PM a nuestras ciudades.


1. Instala energías renovables a tu vivienda y si no es posible, práctica pautas en eficiencia energética, en Alkaravan Design estaremos difundiendolas para el ahorro.

2. Desplázate en medios de transporte eléctricos, Bicicletas, Patinetes o coches y si no es posible, comparte coche, que tu huella de transporte sea la mínima.


3. Consumir producto cercano en tu alimentación y empresas locales, para que sea la mínima huella de carbono, km 0, de cadena corta, en los productos que consumes.


4. Plantar árboles y ayudar a la reforestación de zonas verdes, incluida nuestro aporte con un jardín o plantas en nuestro balcón, todo suma, ayudarás también a la biodiversidad local y la polinización.


5. Equilibrar la temperatura en nuestras casas. Ajustar el termostato 2 grados menos en invierno y 2 grados más en verano, reduce la emisión de CO2 en 900 kilógramos. Poner dos lavadoras a la semana con una temperatura de 40 grados reduce la emisión en 225 kilogramos de CO2. Siendo eficientes energéticamente, mantenemos el confort y nuestras necesidades cubiertas, a la vez que reducimos el gasto en energía y, con ello, las emisiones de CO2.


6. Usar la menor cantidad posible de productos (reducción) y aprovecharlos más de una vez (reutilización) antes de depositarlos en el contenedor adecuado (reciclaje).


7. Apoya gobiernos que tengan programas de sostenibilidad, difunde y educa a tu entorno más cercano.


Fuentes: Ministerio de transición ecológica

Informe Plan clima ayuntamiento de Barcelona

DIBA Diputación de Barcelona

OMS (Organización Mundial de la Salud).


12 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo